TRABAJO CON LA SOMBRA

Hoy les comparto un poco de mi alma.

Por lo general compartimos lo bonito, lo positivo, lo «cool» y nos da miedo o flojera leer cuando alguien está mal o triste….

Hay bastante prejuicio y rechazo hacia lo «oscuro».

Así que me dedicaré a darle más atención y desmitificar las etiquetas que le hemos estado dando, sobre todo a partir de la «new age».

Quiero empezar diciendo que las personas tenemos miedo a enfrentar la verdad como tal.

También con los demás: no nos gusta discutir ni pelear, principalmente porque tenemos más cuidado a lo que pueden pensar de nosotros a ser coherentes.

Cuantas veces el decir la verdad nos ha costado una amistad? Un trabajo? Una relación?

Para «estar en paz», nos aguantamos y seguimos.

Ahora: no estoy diciendo que SIEMPRE hay que decir las cosas como están. Si no es requerido o necesario, mejor no, sobre todo porqué podemos herir a la gente sin darnos cuenta.

Pero sí es importante empezar a ser sinceros. No escondernos bajo la máscara del «todo está bien», «ya superé mis problemas», «yo siempre estoy bien», «soy buena onda», etc.

No es así No podemos siempre se buena onda y de buen humor.

Para entrar más en tema, ahora sí, el punto importante es: si sientes que una emoción te está fastidiando y no te deja vivir en paz, reconocerla y entenderla es el primer paso.

Estos ejercicios que te voy a compartir te ayudarán a enfrentar las emociones «prohibidas» u «oscuras», para que vayas dándoles el espacio necesario.

Te dejo a la visión del video y si tienes alguna pregunta u observación, te escuchare con gusto 🙂