CÓMO SANARTE CUANDO NADIE MÁS PUEDE HACERLO

¿Te ha pasado?

De ir a muchas terapias y sentir que nada te funciona, o que te funciona un rato, luego baja el ánimo de nuevo….

Te tengo una buena noticia: ¡no eres la única!

He vivido muchas situaciones y he llegado a la conclusión de que cada persona tiene la capacidad de sanarse a si misma.

Ojo: parece un poco aventada como declaración y se debe de cuidar también en como decirla.

Me refiero que pudiera interpretarse como un tomar las cosas demasiado fácilmente, sin dar importancia a lo que te está pasando.

Entonces, empiezo con unas advertencias.

Siempre es bueno buscar alguien profesional, nunca subestimes la cualidad de tus emociones y sobre todo no trates de auto medicarte o de pensar: no es nada, pasará como todo lo demás.

NO ES ASÍ.

Te compartiré mi historia, esperando te pueda ayudar.

Cuando los momentos difíciles se hacen fuertes y/o frecuentes, una terapia es lo mejor, desde la psicoterapia a terapias alternativas que sientas que te puedan ayudar. No te canses de preguntar y sobre todo no te decepciones a las primeras sesiones o incluso después.

Casi siempre al principio hay un alivio en el cuál regresa el entusiasmo; luego puede ser que haya un momento donde te sientas estancada y luego poco a poco llega una solución.

Hablo muy en general, claro que cada caso es diferente. Me gustaría que, si tienes una experiencia diferente o que quieras compartir, lo puedas comentar. Con gusto te leo.

En mi caso, esas soluciones han servido por etapas, momentos, situaciones, pero hay una parte de mi esencia que ha regresado una y otra vez a lo mismo. Puede ser que no haya encontrado mi terapia ideal, o que sea particularmente recidiva.

La cosa es que he experimentado rabia, mucha tristeza, hasta depresión, que he ignorado por estar ocupada en criar a mi hijo y sacar adelante mi vida.

Ahora, hace poco, he empezado a crear mi propia terapia. Apenas estoy iniciando, pero algo se siente diferente, en la vibración de mi corazón que ha estado adormecido por demasiado tiempo.

Empieza a vibrar de nuevo. No sabes la felicidad que me provoca, algo que no podía sentir ya desde hace mucho. Como si no estuviera en mi cuerpo.

Y la cosa es que no tienes que hacer «tu terapia» de vez en cuando o como un plus o hasta un extra.

Tiene que convertirse en tu estilo de vida, de otra forma no funciona. Puede cambiar, la puedes rellenar de diferentes adornos y aventuras o novedades.

Pero sí, siempre saber QUÉ ES LO QUE TE HACE SENTIR BIEN.

Para saber que hacer, tienes que conocerte muy bien.

Saber lo que te gusta y sobre todo lo que no te gusta.

Agregar elementos de armonía y placer a tu vida

Descansar más

Tener tiempo para ti (sin hacer nada de trabajo o de lo usual, poco a poco tú sabrás que hacer)

Justo en estos días me he inventado la océano terapia:

Camino en la playa 2 horas cada día, escuchando el mar, que mueve mi voz interna y me sugiere qué hacer.

Y me ha sugerido cantar más, entre varias cosas.

Así que te comparto un canto de sanación que espero puedas disfrutar 🙂

Seguiré compartiendo más capítulos de mi nueva aventura 🙂

Comenta, pregunta, escribe. Te leo con el corazón abierto!

GRACIAS